top of page

ECUADOR – CUANDO LA PAZ TE PASA FACTURA


eImagen: Elaboracion propia a partir de France. (2024, 17 enero). Ecuador: Asesinado en Guayaquil el fiscal a cargo de investigar la toma al canal TC Tayaqu


Por José Echeverria , CPP


El país que otrora fuese catalogado como “una isla de paz”, un país acogedor historicamente con la gran mayoría de sus ciudadanos tranquilos quizás hasta incautos; hoy, es un caso de estudio debido al efecto de un tsunami llamado delincuencia que lo ha aplastado en prácticamente toda su extensión. La escalada del crimen data de hace más de 6 años, la excesiva confianza, la apertura de fronteras, la falta de controles permitidos por el gobierno de ese tiempo, sumado a la característica debilidad de las leyes para regular y sancionar los delitos relacionados con el narcotráfico, una apropiada economía dolarizada, entre otros factores, hizo que el Ecuador pase de ser una isla de paz a ser un paraíso para la delincuencia organizada local y transnacional.  Esto lo corrobora el Informe Global Contra el Crimen Organizado Transnacional (GITOC) en lo referente a la línea de mercados criminales, donde se menciona que Ecuador se encuentra por encima de todos los promedios tanto globales como de Latinoamérica, principalmente en el tráfico de armas y tráfico de cocaína.  También se evalúa como severa la presencia e influencia de las organizaciones criminales extranjeras en Ecuador.


El apabullante incremento de esta delincuencia hizo que las cárceles en el país sean como gobiernos independientes, varios de los intentos ciertamente tibios en especial del gobierno anterior, no hizo más que ratificar su autonomía así como confirmar que la mayoría de los delitos de alta conmoción social hayan sido ordenados desde estas cárceles, como fue el caso del asesinato de Fernando Villavicencio, uno de los principales críticos de las estructuras mafiosas del país. Se evidenció también que existían delincuentes casi intocables como el alias “Fito” cuya ausencia en la cárcel donde estuvo pagando su condena, desató el conflicto cuando el gobierno ejerció presión en estas dependencias. 


El clímax de los efectos de la desbordada delincuencia al control por parte del estado, quedo en videncia en la toma de un canal de televisión por parte de un grupo de criminales narco-terroristas, lo cual motivo que este incidente fuera noticia en prácticamente todo el mundo.  A partir de ahí la historia está cambiando ya que se ha decretado un “Conflicto armado interno” donde se facultó a las Fuerzas Armadas y Policía para la búsqueda, captura y neutralización de todo tipo de miembros de estas organizaciones, ahora catalogados como terroristas bajo este decreto.


En medio de la gran marea que deja este penoso tsunami delincuencial flotan todas las organizaciones públicas y privadas, procurando generar una adecuada y quizás improvisada protección de activos que les permita la continuidad de sus operaciones;  se menciona improvisada porque en Ecuador, la seguridad privada es relativamente imperceptible, focalizada en las empresas de seguridad y principalmente en los guardias; la mentada cultura de seguridad es básica entre los ecuatorianos por esa errada costumbre de creer que éramos una isla de paz, la seguridad corporativa es en realidad optativa y se la ejecuta únicamente en las empresas que tienen cimentada una cultura o cuyo giro de negocio tiene un alto riesgo,  el resto están ahora aprendiendo a cómo manejarla a partir de esta escalada delincuencial y otras tantas apenas a partir del evento acá mencionado.


Para quienes tenemos la suerte de gestionar la seguridad en empresas que han entendido con anterioridad la importancia de la protección y la seguridad corporativa, ha sido quizás menos crítico gestionar los riesgos a partir de este conflicto, sin embargo de ello, podemos decir con fehaciente afirmación que absolutamente todas las áreas de seguridad corporativa en cada una de las empresas del Ecuador está puesta a prueba por el alto nivel de incertidumbre que existe en este conflicto, se han vivido varios incidentes graves como: coches bomba, artefactos explosivos detectados antes de su explosión, explosiones, atentados a unidades de policía, secuestros principalmente a funcionarios del Estado, asesinatos, etc.


Al ser estos eventos de alcance nacional, urge la necesidad de revisar aspectos claves de la seguridad corporativa como son entre otros:

·        Fortalecimiento de la seguridad física de las instalaciones.

·        Incremento en las medidas de control de acceso.

·        Restricción / optimización de los movimientos terrestres y aéreos de personas y carga.

·        Revisión de los planes de continuidad del negocio.

·        Revisión y fortalecimiento de la protección ejecutiva.

·        Creación y/o revisión de planes para el manejo de crisis y la activación de su respectivo comité.

·        La intensificación en la búsqueda de información delincuencial enfocada a la industria y al sector donde opera la empresa. 

·        Revisión/ Activación de los planes de evacuación.

·        Refrescamiento de la seguridad de la información y control de la desinformación.

·        Coordinación y apoyo a la gestión de la fuerza pública en las áreas de operación de la empresa.


Estas son las actividades en las que cada responsable de seguridad, en diferente medida, ha estado involucrado a partir de estos eventos.  Los recursos nunca serán suficientes y ahí es donde se necesita un gran nivel de experiencia, conocimiento, compromiso, iniciativa y proactividad de quienes lideran esta sensible tarea de protección de las personas y el negocio.


Cabe mencionar que estos penosos eventos, son oportunidades para medir cómo está nuestro sistema de seguridad, evidenciar cuales son sus falencias y priorizar sus mejoras. 

Gracias al esfuerzo y compromiso de los compatriotas de las Fuerzas Armadas y Policía, quienes han realizado un encomiable trabajo esta situación está siendo controlada, ahora la delincuencia organizada está mermada y pero aún pretende afectar con acciones eventuales, aisladas que buscan causar terror.  Estos militares y policías que en tiempo de paz son olvidados y a veces reprochados; en este tipo de crisis es cuando se valora todo su esfuerzo y dedicación, tanto de ellos como de quienes trabajamos por la protección de las personas y bienes de nuestras organizaciones, en situaciones como la que vivimos ahora en el Ecuador, es cuando se puede colocar en el tablero de las decisiones corporativas el apoyo, el protagonismo, la importancia y la transversalidad de una gestión de seguridad corporativa.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page